Lugares donde se desarrolla la novela

Lugares donde se desarrolla la novela
Cerro Lucero y Venta Panaderos

martes, 23 de agosto de 2016

Festival de la 3 culturas de Frigiliana. ¿Dónde ir en agosto? Conciertos

ago 2016_cartel_festivalEl Festival Frigiliana 3 Culturas mantiene la esencia de aquella primera edición celebrada en 2006, cultura, ocio, gastronomía y fiesta unidos por un lema común en un lugar excepcional, las calles de Frigiliana. Así, no faltará el ciclo de cine, que en estos diez años ha cambiado de ubicación pasando a celebrarse en una gran sala climatizada, ni la ruta de la tapa, que comenzó con 9 establecimientos y que prácticamente se ha duplicado en este tiempo, ni los conciertos, que en 2006 se celebraban en la plaza del Ingenio y eran de pago y que hoy día tienen dos escenarios distintos y son gratuitos, tampoco el mercado, que prácticamente ha visto duplicado su espacio y número de puestos, ni las zonas de animación teatral, que en la primera edición se limitaban al casco antiguo y que ahora llegan prácticamente a todas las calles del pueblo.
Pero, aunque se mantiene la esencia que ha convertido al Festival Frigiliana 3 Culturas en un referente en la provincia, cada año se intenta aportar algún detalle que lo haga diferente. Ayuntamento de Frigiliana.

Página web del festiva del las tres culturas 

Reseña histórica de la villa de Frigiliana

Conciertos 2016

La Orquesta Conservatorio de Tetuán abrirá el Festival 2016 en lo que a programación musical se refiere, mientras que Martirio pondrá el broche de oro a la XI edición. También el jueves la Plaza de las 3 Culturas recibirá a las panderetas y adufes de Xabier Díaz y Aduferias de Salitre.
El viernes el Mediterráneo inundará la casa del Apero gracias a los toledanos Milo Ke Mandarini, mientras que los ritmos vertiginosos de los rumanos Fanfare Ciocarlia harán saltar a la plaza de las 3 Culturas.
El sábado el Apero recibirá los sonidos tradicionales vascos gracias a Kalakan, y en la plaza De las 3 Culturas la alegría será la tónica que marquen los portugueses de Kumpania Algazarra.
El programa de conciertos concluirá el domingo, el Apero recibirá el universo sonoro creado por Germán Díaz y su “Método Cardiofónico” , mientras que la plaza De Las 3 Culturas dirá adiós a esta XI edición con Martirio, que llevará al escenario del festival su particular forma de entender la copla española.
Estas son las novedades de 2016:

Espectáculo piromusical de apertura y cierre

Este espectáculo de fuegos artificiales, que originalmente servía para abrir el festival alrededor de la medianoche del jueves, y que congrega a miles de personas en las calles de Frigiliana, por primera vez, y con intención de que repetirlo en sucesivas ediciones, se hará también para celebrar la clausura del festival. Además el espectáculo será diferente respecto a años anteriores, cambiando su ubicación, lo que permitirá incluir en el mismo la proyección de imágenes en la gran fachada del Ingenio, antigua casa solariega de los Condes de Frigiliana

Fin de fiesta cada jornada

ago 2016 festival 3cHasta la fecha el fin de las actividades de cada jornada correspondía con el último concierto de la jornada, celebrado en la Plaza de las 3 Culturas, sin embargo, desde 2016 se incluye una actividad extra para aquellos que deseen alargar la fiesta nocturna. De esta forma las madrugadas del jueves y domingo, tras los respectivos conciertos de esos días, Festicultores animarán la Plaza de las 3 Culturas hasta las 3 de la mañana, mientras que viernes y sábado el encargado de la fiesta será el DJ Lord Sassafras, alargando el horario de apertura de festival hasta las 3 de la mañana.

Vaivén Circo

El Parque de Andalucía recibirá a esta compañía de teatro en una actividad que surge de forma inédita en esta edición. Llegarán a Frigiliana sus reconocidas representaciones “Do Not Disturb” y “Des-Hábitat”

La cabalgada de Frigiliana

Con objeto de seguir potenciando el contenido cultural surge esta actividad, que está basada en un episodio real de la historia de Frigiliana ocurrido en la noche del 23 de julio de 1548, cuando los moriscos de Frigiliana, con todas sus pertenencias a cuestas, encaminaron viaje hacia la playa de Burriana de Nerja, dispuestos a abandonar su pueblo.
Tendrá lugar el domingo a las 18:30h y se trata de una representación teatral dividida en dos partes. La primera de ellas transcurrirá por las calles del pueblo, para concluir en la Casa del Apero, lugar donde se representará la segunda parte.
Esta actividad, además, pretende contar con la participación de los vecinos de Frigiliana para darle aún más realismo.
Accede a toda la información del festival en www.festivalfrigiliana3culturas.com

miércoles, 17 de agosto de 2016

Personajes de Torrox recopilados en el libro "Reseña histórica de Torrox". Amazon 2016. Ramón Fernández Palmeral

 



Venta en AMAZON por 13.04 € :
 https://www.amazon.es/Rese%C3%B1a-hist%C3%B3rica-Torrox-mejor-Europa/dp/153710392X/ref=sr_1_fkmr0_1?s=books&ie=UTF8&qid=1472021031&sr=1-1-fkmr0&keywords=rese%C3%B1a+histroiac+de+torrox

Libros LULU
VERSION DIGITAL:

 VERSIÓN IMPRESA:



13)  Personajes, escritores y poetas torroxeños (alfabético) (Libro "Reseña histórica de Torrox"

     No es Torrox un pueblo que haya dado literatos, artistas o historiadores, ellos se debe a sus pasado agrícola y, de un pueblo que tuvo que vivir para subsistir, más que dedicar el tiempo a la cultura o a las artes. Sin embargo he encontrado algunos nombres de torroxeños destacados, dignos de ser recordados:

Abdurrahines. Alguacil y regido de Torrox en la Reconquista.
Almanzor (ya estudiado en las páginas 27 y 28)
Alonso Serrano el Algasy. Inquisidor Bachiller, notario y escribano público, traductor del árabe e incluso repartido de tierra en tiempos de los Reyes Católicos. En 1501 fue nombrado notario para todo el obispado en lengua árabe.
Antonio Bueno Plaza, nació en Torrox 1922, poeta y ferviente autor de los sucesos de la villa. Autor  del gran poema sentimental «María Plaza, mi madre».
Carlos Escobar Gutiérrez, nació en Torrox 1860, periodista en Madrid Jefe de Información Política de El Resumen, Heraldo de Madrid y Nacional. Falleció  en Madrid en 1896
Ciriaco Fernández Acevedo, cura de Torrox, que en 1773 escribió un informe imprescindible para conocer el pasado de Torrox,
Francisco Catalán de Ocón, nació en Torrox en 1727 fue nombrado Obispo de Urgel,  Canónigo del Sacromonte y Presidente del cabildo Eclesiástico de Granada. Falleció el 8 de septiembre 1726. Autor de Constituciones la  Real Capilla de Granada, 1758.
García de Mebillán. Condenado en 1550 por el Santo Oficio por la cabalgada de 1548.
García  de Melilla, el Melí. Morisco de Torrox en la rebelión de 1569, era propietario de un trapiche se azúcar,  que tras la rebelión se los confiscaron los cristianos por su rebeldía.
Esteban Mira Sevilla, nació en Torro 1882, se licenció en Ciencias Química en Madrid, y fue alcalde de Torrox en febrero de 1937.
Emilio Baeza Medina, nació en Torrox, 1892 - Málaga, 1980) fue un abogado y político español del Partido Radical Socialista,1 primer alcalde de Málaga durante el período de la Segunda República. Se exilió y volvió a Málaga en 1953. Tiene una calle dedicada en Málaga: la calle Alcalde Baeza Medina, concretamente en la barriada de Ciudad Jardín.
Javier Núñez Yáñez, nació en Torrox en 1925, falleció en Nerja 2005. Escritor, poeta y cronista de Torrox y  autor de la trilogía La caja de los Hilos, Nerja 1998 y 2001. Vendimia de poemas.
Juana López Manjón, aunque nació en Úbeda (J) 1920, se afincó en Torrox, autora De la tierra al cielo, sólo un vuelo.
Lourdes Fernández Lomas, poeta de Torrox, pertenece a La Aventura de Escribir de Nerja, autora del libro de Hojas vivas en otoño, de 1984.
Manuel Martínez Barrionuevo, nació en Torrox e 1857, hijo de un humilde herrero a los 15 años se marchó a Madrid,  fue un prolífero  novelista, poeta y autor dramático, autor de Mi infancia en Torrox. Murió en Madrid el 5 de enero 1917.
Manuel Márquez Mira. Nació en Torrox en 1904, fue ingeniero de Telecomunicaciones y político. Publicó Manuel Márquez Mira hombre de empresa, 1976.  Un libro fundamental para la historia torroxeña. Murió en Madrid 1981.
Mohammad-Yacsadica, nació en Torrox, educado en Córdoba y en Elvira, jurisconsulto y filósofo: escribió varias obras que legó a la biblioteca del sultán y murió en 915, y 303 de la hégira.
Molesto Escobar Acosta, nació en Torrox en diciembre de 1879, en el seno de una familia adinerada, que le permitió una formación privilegiada al terminar las carreras de magisterio y derecho. Propietario de la cervecera  «El Mediterráneo» Fue Diputado por Torrox, llegó a ganarle a propio Marqués de Larios. Su vida profesional le llevó a crear  la serrería de mármol de Coín, la fábrica de ladrillos, Santa Inés, la fábrica de textil Muselina, aserraderos en Macael y Ronda
Pedro José de Baeza Ortiz, nació en Torrox a comienzos del XVIII, fue rector de la Universidad de Granada entre 1737 a 1741, y en 1759 fue Canónigo de la Metropolitana de Granada.
Salvador González Bermúdez, nació en Torrox en 1957, poeta autodidacta, Primer premio del Concurso Nacional de Literatura Juvenil y otros segundos premios.
Salvador Márquez Galindo, nació en Torrox, investigador y estudioso de temas torroxeños. Autor del libro La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación. Análisis Histórico-artístico del Templo Torroxeño. Edición particular, 2010.
Tomás García Ruiz, torrero del Faro de Torrox que descubrió y excavó la ciudad romana de Caviclum entre 1909 y 1913. 







 Introducción del libro



    Desde que yo tenía 6 ó 7 años pasaba los veranos con mis padres y abuelos en el cortijo que llamábamos del Mayarín o Mallarín Alto, término municipal de Torrox. El cortijo de mi madre era herencia mis abuelos, y que estaba adosado a otro cortijo, el de mis tíos Antonio y Dolores Fernández.

    Ya de mozuelo, en los años sesenta cuanto tenía 17 ó 18 años pasaba las temporadas de la recogida de las aceitunas en los pagos del Mayarín y el Comendador. Por la tarde íbamos mi primo José Antonio López y yo a llevar los sacos de aceitunas cargados en un mulo castellano (grande) bien a los molinos o almazaras de aceite de Cómpeta o Torrox (la Cooperativa).

    Cuando descargábamos, nos dábamos un paseo con el mulo por las calles empedradas de Torrox, para ir a alguna tienda porque siempre nuestras madres o titas nos hacían algún encargo de costura. Por lo general regresábamos al cortijo anochecido, teniendo en cuenta que los días en la temporada de las aceitunas eran muy cortos.

    Recuerdo que una tarde-noche, viniendo mi primo y yo de regreso al cortijo, subidos los dos en el mulo, porque en realidad era como nuestra furgoneta. Al vadear el río de Torrox, porque usábamos el camino de los arrieros de Torrox a El Acebuchal, a la altura de un molino, la mula perdió las manos delanteras (no se decía patas delanteras), se puso de rodillas en medio del río que llevaba como medio metro de agua, y caímos por la cabeza hasta topar nosotros dos en las frías agua del río. Empapados nos acercamos al cortijo Pastor, antes de ir al cortijo del tito Adriano (el padre de mi primo), para calentarnos en la lumbre y así secos o medio secos aparecer en el cortijo como si nada hubiera pasado.

    He de contaros, que sin ser yo torroxeño de cuna, pasé muchas fatiguitas cargando uva moscateles en las viñas con cestos en la cabeza para llevarlas a los paseros y solearlas hasta madurarlas y obtener las ricas y dulces pasas largas de moscateles. La vendimia se hacía sobre el mes de septiembre. Algunas noches solía llover y había que levantarse corriendo para echar las tablas o lienzos sobre los paseros, así se evitaba que se mojaran las pasas. Nuestra vida urbana se desarrollaba entre los pueblos de Torrox, Frigiliana y Cómpeta, ya que el pago del Mallarín (Al-Mayarín de origen árabe) equidistaba tanto de uno como de otro. A Nerja se iba poco.

     Cuarenta años después de estas aventuras labriegas de mi infancia y juventud, tuve la suerte de conocer en Nerja a Javier Núñez Yáñez, un cronista torroxeño afincado en Nerja con su mujer María Ángeles Lozano. Me «prevelicó» mucho su trilogía de La Caja de los Hilos, sobre la historia de Torrox del siglo XX contada con anécdotas y alto nivel memorístico. Desde esta amistad y conversaciones con Javier empecé a interesarme por la historia de la Axarquía, y empecé a comprar libros de nuestra historia. Empecé a escribir la Reseña histórica de la villa de Frigiliana, además he colaborado en el libro Las aldeas de la Acebuchal con mi hermana Vicky Fernández, con gran éxito de ventas, pues demuestra el evidente interés de la gente de estas tierras por conocer nuestra historia.

    Desde mi actual residencia en Alicante he recopilado una importante bibliografía sobre la historia de la Axarquía y sus pueblos, además de haberla visitado y pateado siempre que he podido, por ello, y una vez recopilado una importante documentación sobre Torrox me pongo en la faena de hacer una reseña de la muy noble y muy leal villa de Torrox, desde el neolítico a los tiempos actuales.

    Mi agradecimiento a historiadores Ciriaco Fernández Acevedo, Antonio Navas Acosta, Purificación Ruiz Acosta, Javier Núñez Yáñez, Salvador Márquez Galindo, Francisco Capilla Luque, Enrique Zattara, por sus textos a los que he tenido acceso.    A pesar de ello, nunca un libro puede sustituir una visita a Torrox-pueblo, caminar por sus calles, visitar templos religiosos, hacer compras y tomarse un vino del terreno con  una tapa de migas, y de camino llevarse un souvenir a casa.

    Y como escribía la poeta torroxeña Juana López Manjón: No toquéis campañas, / no toquéis a duelo, / José está dormido, / despertó en el cielo. /  José despertó en el cielo de Torrox que goza como dice su eslogan: «Del mejor clima de Europa».



                                                                            El autor

                          Ramón Fernández Palmeral. 21 de agosto de 2016

miércoles, 29 de junio de 2016

Presentación del libro "La aldea de El Acebuchal".



Estuvo toda la prensa de Málaga y la Axarquía, desde El Diario de Málaga, Sur, Axarquía hoy, televisión local, Canal Sur, fotógrafos. Reporteros de Frigiliana, Nerja y Cómpeta para dar fe del acontecimiento literario e histórico, era la primera vez que la Acebuchal se presentaba un libro. La feria del libro de la Acebuchal (Málaga) es el lugar donde más libros se compran. Increíble pero cierto. 2 de julio de 2016.
El libro se vende en el restaurante El Acebuchal. Teléfono pedidos y reservas: 951.48.08.08

La pareja de la Guardia Civil en Sierra de Almijara. Collado de los Civiles.




(Óleo de Ramón Palmera´, 1996, pintor alicantino)

Capítulo 57 de la novela "El cazador del arco iris", de Ramón Fernández Palmeral, de venta en AMAZON


57/   Lo que te voy a contar, hijo, es una historia patética, como todas aquellas que hablan sobre el sacrificio y el cumplimiento del deber.  Ocurrió después de la época de maquis. Una tarde de invierno con nieve por el Collado de La Guarra, nombre dado por mi familia porque allí fue donde se le murió una marrana de diez arrobas a mi abuelo cuando yo  la llevaba andando por la Ruta de la Miel hacia la Acebumeya de Abajo.   Resultó que el cabo comandante de Puesto de la Guardia Civil de Frigiliana, con galones rojos (recién salido de la Academia de Cabos), salió con un guardia auxiliar  en servicio de correrías de cuatro días seguidos con cartera de caminos, fusil en bandolera y sus capas largas bajo lo tricornios con barbuquejo.  Llevaban una papeleta de Correrías,  lo cual suponía una orden escrita.  Una de las presentaciones era precisamente en el Collado de la Guarra. Una presentación que se había puesto el propio cabo y no podía cambiar, porque estaba anotada en el libro del servicios.
  Desde allí salía un camino para la aldea de Acebumeya y otro para Cebollero y Tajo del Cielo –unos riscos donde los grajos tenían sus nidos–.  En aquel punto tenían los guardias tres horas de apostadero de cinco a ocho de la tarde, un servicio rutinario, sin grandes pretensiones puesto que por allí con aquel tiempo  invernal no iba a pasar nadie, además el asunto de los maquis hacía unos años que se había terminado. Era un servicio de correrías para control y registro de arrieros estraperlistas.
   Cuando llevaban en ese cruce una media hora, el viento del norte empezó a ponerse bravo, el guardia auxiliar de pareja, le insinuó al cabo que la tarde se iba a poner muy mala si no se marchaban de allí a buscar refugio seguro a otra parte.  Pero el cabo, que era muy militar y muy cabezón, le dijo que allí había una presentación de tres horas, y no añadió ni una palabra más.  Unos vientos empezaron a remover la nieve, y los cerros del Cisne ya ni se veían. Los pinos y los acebos de la Cruz Simón, se cimbreaban en una locura de aviso, un olor a humedad penetraba por el tapabocas, la oscuridad avanzaba con su manto de noche, la cara, las manos y los pies se les estaban quedando como lomos de bacalao congelado.  Unos extraños ruidos, que no era otra cosa, sino el crujir de nieves en los altos cerros, el crujir del cielo, parecía un mal presagio, se presentía una tormenta de nieve peligrosa, el guardia de segunda le volvió a insistir para que se refugiaran en un caserío abandonado a unos quinientos metros del lugar llamado de Calixto, refugiados podrían resistir la ventisca; pero tan sólo había un inconveniente: la papeleta de servicio decía que allí había que estar tres horas de presentación y todavía faltaba dos horas y media para abandonar el punto.  Pero muy bien se puedo hacer una providencia de salvedad en la papeleta no quiso hacerla.
   El cabo no quiso hacer salvedad en la papeleta para salir de aquella encrucijada de muerte que cada vez arreciaba más de una forma peligrosa. Venían ya por el aire hojas de pinos como agujas ensartadas en hilos de látigos, como si hubieran sido segadas por una mano de hielo, el aliento de la montaña traía una ventisca, la oscuridad hacía su aparición sigilosa, los dos guardias civiles aguardaban asustados por dentro, pero no se movían de su puesto absurdo.  El guardia temía lo peor y no podía escapar de allí o salir corriendo, porque no tenía permiso de su cabo para ausentarse ni ante una congelación segura.  El cabo tenía un carácter serio y no se casaba con nadie, le llamaban de apodo El Picaduras porque fumaba más que un portugués, y que cumpliría la papeleta autonombrada a reglamento, pero ningún mando le exigiría que la llevara a un término tan extremo ante un peligro personal evidentemente.  Pero en el espíritu de este hombre estaba el convencimiento moral de que sí él no era capaz de soportar los rigores del servicio autonombrado, tampoco podía exigir a sus hombres que se expusieran al peligro y dificultades de los servicios ordenados por él mismo. 
    La ventisca se puso con pinturas blancas de guerra fría y los dos servidores del orden público se quedaron allí, quietos y, con mucho esfuerzo, firmes.  Poco a poco iban siendo enterrados por la nieve, el viento y el aire, a diez pasos de distancia uno del otro como dicen las ordenanzas y la Cartilla de Ahumada.  Y allí se quedaron como dos estatuas de sal sin haber intentado siquiera mirar atrás, pero cumpliendo. Los encontró un arriero, estaban medio congelados de frío, éste le dio a beber unos tragos de aguardiente. Se habían pasado de las tres horas de presentación, pero es que ya no se podían mover. Reanimado el cabo, éste le registró la carga del arriero y al ver que eran dos garrafas de aguardiente sin precinto de circulación de alcoholes, le puso una multa y le confiscó la carga. El arriero no estaba en el mejor lugar para protestar, dio su filiación y hubo de llevar la carga confiscada al cuartel de Frigiliana.
  Hoy día el Collado de la Guarra se llama  Collado de los Civiles, por aquellos tontos servidores de la Patria que no supieron ser flexibles ni agradecidos, ni tuvieron capacidad de decisión propia ante una situación compleja. Decidir, o no decidir, esa es la cuestión. ¿Qué es más elevado para el espíritu, sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna o tomar armas contra el piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas? Que escribiera el escritor inglés. De esta forma, si les hubieran perecido, le hubieran echado la culpa a la orden de la papeleta que habían cumplido fielmente. La obediencia debida tiene unos límites.

En esta vida te puedes encontra a algunos guardias civil que son unos gilipollas y no saben ser agradecidos.

martes, 28 de junio de 2016

Historia del "La aldea de El Acebuchal", desdel el neolítico a los tiempos actuales.





Historia de la aldea de El Acebuchal, desde el neolítico a los tiempos actuales, pasando por la guerra civil y los maquis.
Autores Vicky Fernández y Ramón Fernández "Palmeral".
Editado en Nerja. julio 2016. Venta del libro 951 48 08 08.

Lugares reales donde se desarrolla la novela "El cazador del arco iris"

....................COMENTARIO...........
 Gracias a mi hermana Vicky por el gran trabano que ha hecho. Y a mi prima Luci por las fotos.
Graciaa a Adolfo Moyano por la presentgación del libro y su iniciativa..


Cuando yo era joven no echaba cuenta a las historias que me contaban mis podres, mis abuelos y mis familiares. Lo que quería era jugar, divertirme y perseguir a las chicas. Pero cuan me hice mayor me interesé por las historias que me habían contado, menos mal que mi padres tuvieron la precaución de dejarlo por escrito en varios diarios. Porque me llegó la edad de preguntarme quién era yo, quién era mi familia y que hacía yo aquí. ¿De dónde venimos y qué hacemos aquí? ¿Por qué está aquí la Acebuchal, por qué disfrutamos en San Juan de una misa-romera?
     Todo esto no ha salido de le nada. Porque lo que no se puede hacer es olvidar o perder nuestras raíces, aunque sean, en nuestro caso de origen humilde, trabajadores es estas tierras  ásperas y duras, en un lugar donde no había de nada, pero eran felices y honrados. Don del pan nuestro de cada día era duro de ganar.
     Este libro y modestia no me faltará para deciros que aquí están la mayoría de esas respuestas. Nosotros le dedicamos este libro a nuestros padres, pero también a todas las familias que vivieron aquí como los Obispo, a todo los Simones, los Federo, los Lomas y tanto y tantos otros.
    Ellos nos enseñaron a querer y a amar estas tierras, estas piedras, estos, pinos, este arroyo que forma parte de nuestras venas, y sus aguas tienen la misma composición que nuestra sangre.
    Yo desde que nací hace ya cerca de 70 años venía por aquí como mis primos  como Alberto, José Manuel, Rogelio, Emilio, Miguel, Antonio el Bizco, y mi amigo Aurelio, el Obispo, que era mi edad y trotábamos por bancales cazando pájaros, y disfrutando de nuestra niñez, en un lugar parecido a la felicidad
   Yo amo esta tierra, yo sueño con esta tierra, yo añoro esta tierra cuando estoy fuera, o cuando estoy en momentos de peligros o dificultades pienso en los años de mi felicidad y libertad aquí, en mi Arcadia, en mi paraíso mental. ¡Cuánto añoro a mis padres, a mis tíos, a mis abuelos, a mi gente! Yo miro fotos, repaso escritor, escribo novelas, la historia del Frigiliana. Me gustaría vivir aquí, pero yo tengo una familia que tengo atender, y ellos a mí. Y hay una cosa terrible, que el tiempo pasa, y a cierta edad pasa más rápido todavía.
    Muchos amigos y vecinos dirán se os ha olvidado esto o aquello, sí, es posible, pero siempre puede escribir otro libro por otros investigadores, nosotros ya hicimos nuestro trabajo de los que sabíamos.
    No olvidar nuestra identidad, nuestras raíces, es un regalo que le hacemos a nuestros antepasados y que ya no están aquí entre nosotros. Porque ellos perviven entre nosotros cada ver que les recordamos, porque en nuestra sangre están sus genes, por eso ellos viven entre nosotros.
     A mi hermana y a mí nos hubiera gustado regalaros un libro, pero esto ni es un folleto, no una guía de propaganda de nada. Además, por experiencia os digo que los libros que nos regalan no se leen, porque no los hemos deseado. Solamente se lee lo que se desea y se compra. Nosotros vamos a estar aquí firmando libros. He estado en muchas presentaciones de libro, muchos de los que no compré dije y ¿por qué no lo compré? Lo libro con el tiempo la pasa como a los vinos, se hacen reserva?
   El libro se venderá a 10 € por ser el día de la presentación. Gracias al Restaurante El Acebuchal por patrocinar el libro la colaborfación de los Ayuntamientos de Cómpetas y de Frigiliana.





Restaurante el Acebuchal que regenta de la familia García Sánchez. Antonio El Zumbo, y sus hijos. y mu madre Virtudes Sánchez. Abren todos los días. Copmida regional. Teléfono de reservas 951.48-08. 08 Tambien alquilan casas rurales. Tiene terraza.  Ruta de senderistas. Desde Frigilina.

Ramón Fernandez, colaborador del texto del libro. en la antigua honracina o capillita.

Cabra hispánica o montés en Frigiliana. Parque natural de Sierra Tejeda, Almijara, Alhama. Paraíso para fotograficas cabras monteses con esta del  autor: Pamón Palmeral. 2016