Lugares donde se desarrolla la novela

Lugares donde se desarrolla la novela
Cerro Lucero y Venta Panaderos

domingo, 23 de julio de 2017

Mientras llueve en la frontera. Novela de Ángel Ruiz Ayucar

Mientras llueve en la frontera



por José Martínez (@josenez)

Este libro forma parte de mi vida ya que mi padre me habló de él cientos de veces, he recorrido todos los caminos en los que se desarrolla la acción y lleva desde siempre en la biblioteca de mi casa. Imagino que es una de las pocas novelas que se desarrollan en el pueblo donde nacieron mis padres, La Guardia (Pontevedra), lo que hacía que para mi padre fuera uno de sus libros de cabecera después de las docenas de libros sobre Billy el Niño y Carlitos Gardel que atesoraba. Ahora me lo acabo de leer para escribir estas mis primeras líneas en este blog sobre libros olvidados y otros escritos. Poco puedo contar sobre el libro, editado en la Colección Gigante de Luis de Caralt en 1957 y escrito un año antes en Madrid por el General de la Guardia Civil y antiguo General de la División Azul Ángel Ruiz Ayúcar, no creo que exista una segunda edición. Más no puedo decir ya que libro y autor están completamente desaparecidos.
Ángel Ruiz Ayúcar, como divisionario azul.
Fuente: http://memoriablau.foros.ws/t5295/la-rusia-que-yo-conoci-angel-ruiz-ayucar/
Historia sobre el estraperlo y las fronteras permeables entre España y Portugal en los cincuenta, puede que la novela sea raquítica, que esté merecidamente olvidada y a mí me pase exactamente como a mi padre, al que seguro que le gustaba porque hablaba de la Marina, del Pasaje o de Caminha, pero la narración, a pesar de algunas partes demasiado corales que hacen pensar más en un libro de cuentos entrelazados que en una novela en sí, un poco a la manera de El bosque animado (y estoy seguro que Cuerda haría una fantástica película sobre este libro), va provocando cierto interés en la forma en que se resolverá el traslado del alijo de tantalita y la redada que trama la Guardia Civil en ese final pre-Padrino en el que en vez de ópera se debería escuchar a la orquesta de Tino Jazz en una boda en el pueblo.
Una de las gracias del libro es que se desarrolla todo en un día, yendo los capítulos desde el primero “A las tres de la tarde” al penúltimo “A las dos menos cuarto” de la mañana, presentando a los personajes en cada uno de ellos, siempre bajo una lluvia intensa que tiñe los pinares de negro y hace al padre Miño todavía más misterioso de lo que es. Por tierra en bicicleta o andando por los caminos embarrados, y por mar y río en gamelas, se van acercando lentamente los guardias civiles a los contrabandistas y sus espías ocultos tras los muros de las leiras y en los cañaverales de la ribera del río. El costumbrismo neorrealista de personajes como el ladrón de merluzas, el pescador borracho pero gran marinero y mejor persona, los traficantes a pequeña escala que pasan café de Portugal a España, el maestro que para ganar un sobresueldo y alimentar a su hijo enfermo hace de espía del malvado y despiadado jefe de los contrabandistas, el brujo de andar por casa y los guardias civiles, estos últimos los únicos personajes íntegros durante las doscientas hojas de la historia, hace que la novela tenga mucho encanto en bastantes páginas.

Llenaría muchas más páginas de conversaciones con mi padre sobre el estraperlo, de cuando cruzábamos a Portugal en barca como en la novela, de mis cientos de kilómetros en bicicleta de pequeño por todos los sitios de los que habla el libro, pero no quiero que mi dulce correctora Eli se deje los ojos leyendo batallitas sin sentido. Ahora para completar mi biblioteca guardesa ya solamente me queda encontrar el otro libro que me sé de memoria sin haberlo leído, Fuxidos, del republicano Juan Noya, que busqué para mi padre un tiempo y nunca he conseguido tener en mis manos.

"Estraperlo". Una novela de Expedi Vázquez. Aroche

La historia de un contrabandista en tierras arochenas

  • Expedi Vázquez presenta 'Estraperlo', obra en la que identifica a los protagonistas reales de esta actividad, muchas de ellas mujeres.
Comentarios 5
El contrabando siempre ha sido un tema tabú. A día de hoy, sin embargo, hay contrabandistas que ya no tienen las reticencias de antaño para hablar, y lo han hecho a modo de novela. El serrano Expedi Vázquez, vecino de Aroche, ha presentado recientemente en su pueblo su nuevo libro, Estraperlo, toda una obra de memoria oral en torno al contrabando y la frontera entre Aroche y la vecina Portugal.
Se trata de un trabajo de años realizado por el autor y que ahora da sus frutos al dar a conocer qué hacía el contrabandista y como desarrollaba su labor. En una obra compuesta por diecisiete capítulos -acompañados de una introducción y explicaciones para entender mejor el relato con un amplio glosario, lenguaje y localizaciones geográficas del entorno con fincas y parajes específicos- Vázquez relata el gran número de personas que se dedicaban al contrabando en Aroche, incluidas bastantes mujeres, dato que ha sorprendido a muchos.
Tantas personas se dedicaban a la actividad del contrabando que había suficiente café para los pueblos serranos junto a la frontera, y eso obligaba a su vez a venderlo también fuera de la comarca, principalmente al sur de Extremadura. Muchas de las personas dedicadas entonces al contrabando solo tenían esa dedicación, tanto para su consumo propio como para la venta y ganancia de la familia.
Un conjunto de interesantes historias desconocidas que ahora ven la luz con ejemplos y protagonistas reales. El libro recoge toda esta realidad y vida del contrabandista en la posguerra, con dificultades económicas y laborales.
Expedi Vázquez explica que el contrabando provocó varios fallecidos en Aroche y el entorno, ya que era una práctica que tenía muchos riesgos, pese a no ser considerado un robo aunque sí era ilegal y estaba muy perseguido. Además había fugitivos que se mezclaban en el camino, si bien existía una complicidad máxima entre ellos e incluso se ayudaban.
La novela tiene mucho ritmo en su narración, y la mayoría de personajes son reales y otros ficticios, aunque basados en experiencias que ocurrieron y que son conocidas mediante transmisión oral. No existen fechas, aunque el hilo conductor se desarrolla en un contexto claro y llega hasta nuestros días como la vida de algunos contrabandistas reales. Otras poblaciones como Rosal de la Frontera y la Cuenca Minera también tienen su protagonismo y aparecen en esta obra literaria.
El relato se basa en la dureza existente en el contrabando que realizaban en aquellos años. Según cuenta Estraperlo, había que cruzar la raya hacia Portugal por la frontera, y por la noche se realizaba la vuelta hacia Aroche o el pueblo de origen del contrabandista con máximo peligro a ser descubierto. La vestimenta de la persona que ejercía la labor era diferente, compuesta por pocos elementos. Como monedero, según refleja la novela, usaban una caña que siempre portaban en la mano: esta era impermeable, no pesaba y si aparecía la Guardia Civil podía ser lanzada y recogida otro día.
Algunos se aventuraban a cruzar la frontera andando, otros en burro, en pareja o bien en solitario. Los contrabandistas eran personas muy inteligentes por la capacidad de observación y fruto de la necesaria supervivencia, vivencias reflejadas en esta obra de las memorias de un contrabandista en Aroche.

martes, 21 de febrero de 2017

Sebastián García Acosta. Un enamorado de la Sierra de Almijara



 Primera leche que mama un choto de cabra montés en la sierra de Almijara: foto de Sebatián García Acosta



Rportaje de un enamorado a la fotografia de la sierra de Almijara:

http://blogderamonfernandez.blogspot.com.es/

Unicamente se pueden cazar los machos monteses.
Matar una hembra supone ir directamente a la cárcel.

Frigiliana.
El Acebuchal.
Cómpeta.
Sierra de Almijara.
Tajo del Almendrón.
Senderismo.