Lugares donde se desarrolla la novela

Lugares donde se desarrolla la novela
Cerro Lucero y Venta Panaderos

jueves, 4 de febrero de 2016

El condado de Frigiliana y su historia. Apartado 77, de mi libro "El cazador del arco iris"



   Esta extraña historia viene bien como introducción para el libro que está escribiendo mi hijo, y que de momento ha titulado La Frigiliana mágica, donde cuenta con pelos y señales la historia del condado de Frigiliana, su nobleza, aristocracia, y su final por intereses económicos.

                                      Texto:

        La hoy llamada Fuente Vieja  se llamó en su origen Fuente Nueva, la mandó construir el I Conde de la Frigiliana D. Íñigo Manrique de Lara en 1640. El título de Conde que se le concedió  por un privilegio del Rey Felipe IV el 31 de marzo de 1630. D. Íñigo era biznieto homónimo del Señor de Frigiliana D. Iñigo Manrique de Lara nacido en Málaga (1591-1654), de donde fue alcaide de Málaga en 1608. Se casó con Margarita de Menezes Sousa, hija del Gobernador del Brasil y tuvieron cinco hijos.

     El historiador Antonio Uribe, es autor de un libro  sobre los pleitos de la villa de Alhaurín y el Conde de Frigiliana, suceso ocurrido  el 12 de mayo de 1632 (dos años antes había sido nombrado Conde de Frigiliana), quiso comprar la villa Alhaurín a la monarquía, al rey Felipe IV,  que estaba en banca rota debido  las guerras en Europa, el Consejo de Alhaurín no  quiso vender la villa a Don Íñigo porque no era vecino aunque poseía importantes tierras de labor en el municipio. Al final el Consejo de la villa ganó el pleito y lo compró a la monarquía por cuatro millones de maravedíes, sin tener ese dinero, para lo cual tuvo que pedir unos préstamos a capitalistas de Antequera y Córdoba para pagar el préstamo se vio obligado a subir los arbitrios municipales aprobados en concejo abierto sobre el aceite, vecino, carnes…, ante la discrepancia de algunos vecinos y del propio Conde que tenía que pagar, injustamente 10.000 reales al años. De parte del Conde estaba el cura Pedro Hurtado de Aguilar, ante la oferta del Conde en  lograr algunos beneficios a través del Obispo. El segundo pleito fue mucho más complejo. No ganó ninguno de los dos. El Concejo de Alhaurín tardó 65 años en pagar al Consejo de la Hacienda Real, con la consecuente ruina y despoblamiento. Es decir que más le hubiera valido al Concejo de Alhaurín que el Conde se hubiera quedado con la jurisdicción,  y de este modo, la vida de los alhaurinos, hubiera cambiado a mejor como hizo en Frigiliana.

       En 1640 el I Conde de Frigiliana ayudó económicamente a los vecinos de Frigiliana a comprar la jurisdicción a Vélez-Málaga, para que se independizara de ella. Año de la construcción de la Fuente Vieja.

          El nombramiento real del condado  a Don Íñigo Manrique de Lara se debía a todo las mejoras que hizo por Frigiliana:



     “…hizo fabricar nuevas casas, llevó vecinos [cristianos viejos], plantó cañas, y estableció trapiche para ingenio de azúcar, solicitando por este medio, que cultivándose las tierras, que eran de su Casa, en aquel término, y en el de Nerja, volviéndose aquel lugar a ser habitado, y su vecinos tuviesen comodidad para mantenerse en él, e hiciesen por aquella parte más seguras la costa contra la continuada inquietud de los cosarios africanos”.



                (Antonio Uribe, Los pleitos entra la villa de Alhaurín el conde Frigiliana. Diputación de Málaga 2006 pág., 27)



  

       La población de Frigiliana estaba muy agradecida al Conde por su actitud de mejorar la vida de y progreso de los frigilianenses o “aguanosos”, en cambio, los vecinos de Alhaurín se opusieron a todo progreso.

      Los castillos y las torres de vigilancia costera se habían construido durante los reinados de Carlos I y Felipe II, estos ordenaron que su mantenimiento fuera con soldados y alimentos que corrían  a cargo de los concejos municipales donde estaban ubicadas. Así las torres que defendían la costa más próxima a Frigiliana eran las de Torrox: Río Huit y Caletas. Las de Nerja: Macana, Torrecilla, Castillo Bajo, Maro, Arroyo de la Miel, Pino  y Caleta (dependientes de la jurisdicción de Vélez-Málaga).  Al parecer, por el relato antes anotado, el Conde de Frigiliana contribuyó al mantenimiento de las mismas y así asegurar sus dominios y favores reales.


     En 1640 Don Iñigo  fue nombrado Corregido de Badajoz, cuatro años después Gobernador de Cádiz.  El palacio de los Conde que es actualmente el Ingenio de la Fábrica de miel caña de la familia de la Torre,  es de  estilo renacentista, ocupa una superficie de más de dos mil metros cuadrados, se dice que se construyó, en parte, con materiales procedentes de lo que quedaba del destruido castillo árabe de Lízar situado en el Peñón donde sucedió la batalla de Frigiliana de 1569. Solo han  quedado 4 metros de la antigua muralla.  

     Antes de condado fue señorío, concedido por los Reyes Católicos a Garcí Fernández Manrique por su colaboración en la Guerra de Granada, y fue designado primer Alcaide y Comendador de Málaga en 1487. Con esta posición privilegiada, los Manrique fueron acumulando propiedades en toda la provincia, por donaciones reales o compras.

       En su origen, tras la llamada “reconquista”, por no decir invasión del reino nazarí de Granada (Málaga, Granada y Almería), Frigiliana fue conquistada en 1485, dos años antes de la rendición de Vélez-Málaga en 1487 tras dos varios años de asedio,  las tierras de Frigiliana pasaran a formar parte de la jurisdicción de Vélez. Tres años después 1490 los Reyes Católicos la vendieron junto con las de Nerja y Maro al judío malagueño Maimón Leví. En la provincia de Málaga  habían entrado de   5.000 y 6.000 cristianos extremeños, leoneses, castellanos, gallegos y levantinos para los repoblaron la provincia. El 2 de enero 1492 el rey granadino Abu Abdalá (Boabdil) entregó las llaves de la ciudad de Granada a los Reyes Católicos, que había apropiado del último reino musulmán en la Península Ibérica.

      Por la Provisión Real de los Reyes Católicos, concedida el 31 de diciembre de 1490, daba la facultad a Garcí Fernández Manrique de Lara para fundar un mayorazgo a favor de su hijo, Iñigo Manrique de Lara.  Finalizada la reconquista, los Reyes Católicos concedieron el término de Frigiliana a Íñigo Manrique de Lara (….-Granada 1530), hijo de Garcí Fernández Manrique de Lara, por cédula real el 26 de enero de 1508, como señorío de Frigiliana. Por lo que suponemos que tras la expulsión de los judíos, Maimón Leví, perdió su compra. Hubo tres señores: Íñigo, su hijo, Rodrigo y su hijo Luis. El escudos de los Manrique de Lara tiene tres calderos con serpientes, signo de abundancia, rodeado de un collar con leones y castillos, en el cuarto inferior izquierdo las cadenas de navarra, y en el resto flores de lis como asociación a la casa de Francia y a los Borbones desde Felipe V. (El escudo del Ayuntamiento de Frigiliana conserva los calderos con serpientes, y debajo montañas y un castillo lateral levitando que significa  ya no existe).

    El II Conde de Frigiliana fue  Rodrigo Manuel Fernández Manrique de Lara (1638 - 1717),  fue un militar e importante hombre de estado español, ascendió a teniente coronel, fue gentilhombre de cámara de Carlos II,  en la regencia de María de Austria formó parte de la Junta de Gobierno que actuaría hasta la llegada del nuevo rey Felipe V, Duque de Anjou, de la familia de los Borbones de Francia, el nuevo rey no se olivó de D. Rodrigo y  le nombró gobernador del Consejo de Indias, permaneciendo en este cargo hasta su muerte.

       El propietario de las tierras del condado de Frigiliana, era  Don Manuel Falcó y Álvarez de Toledo (1897-1936, asesinado en Madrid), IX marqués de la Mina, V Duque de Fernán Núñez y VI duque del Arco, conde de Cervellón, hizo escritura de venta el 26 de junio de 1930, a la sociedad “De la Torre, S.A”, representado por Manuel de la Torre Herrero Acosta. En la venta se incluía el palacio y el ingenio azucarero y la Sierra de Frigiliana de 2.500 hectáreas, por la cantidad de 130.000 pesetas, pero no los títulos nobiliarios. Propiedades de las que antes fueron arrendatarios. Las negociaciones duraron dos años. Manuel Falcó era hermano de María Cristina Falcó  la VII condesa de Frigiliana, que le venía por vía materna.






 

      Posiblemente esta venta se debió a la necesidad de disponer de liquidez Manuel Falcón para casarse con la señorita argentina Mercedes Anchorena y Uriburu en la iglesia de Saint Honoré de Eylau de París en julio de 1931. El padrino fue el Duque de Alba en representación del rey Alfonso XIII. La madrina fue la madre del novio  Silvia Álvarez de Toledo y Gutiérrez de la Concha, viuda del IV duque de Fernán Núñez, muerto en 1927 que era Manuel Felipe María Falcó y Osorio d'Adda, y que ostentaba entre otros muchos títulos el de  Conde de Frigiliana, el de VIII Marqués de la Mina y el de Fernán Núñez y otros títulos. Cómo fue posible que tanta aristocracia y tanta miseria pudieran cohabitar juntas.

       Y así fue cómo con la venta del palacio y de las tierras de la Sierra de Almijara acabó la aristocracia para pasar a una burguesía local. A pesar de que el condado no existe los titulo nobiliarios continúan, pues creo que ya va por XI conde Frigiliana que creemos vive en Bilbao.



     El escudo que perteneció a los Montellano porque hubo un matrimonio de Alonso Vicente de Solís y Folch de Cardona IV duque de Montellano con María Augusta Wignacourt Arenberg y Manrique de Lara, IV condesa de Frigiliana. Sucesores en el condado de Frigiliana, cuyo título data de 1705 campeó en la fachada del Ingenio azucarero. Hace pocos años, la "Sociedad de la Torre" donó el escudo  al Ayuntamiento y fue colocado en el frontón de la fuente ubicada en la calle Real.



.........................
España
74
Portugal
14
Estados Unidos
9
Francia
4
México
4
Japón
2
Alemania
1
Polonia
1
Rumanía
Chile
Argentina
Alemania
Francia
Combia
Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario